Razones por las que no se extiende el pago a través del móvil

855

Hace un par de años decían que nos fuéramos olvidando del dinero en efectivo, quizás no ahora en el corto plazo, pero a medio y largo plazo lo raro puede ser llevar unas monedas en el bolsillo. Hoy en día los consumidores pueden realizar pagos simplemente deslizando su teléfono móvil en la caja para pagar, sin tener que andar preocupándose por el cambio, y en los últimos años han surgido diversas plataformas y servicios que han instado a los clientes a abandonar sus tarjetas de crédito para dar el salto a la “billetera móvil”.

La realidad es que esta implantación parece que se está retrasando y pese a los esfuerzos de numerosas empresas, la adopción de la tecnología móvil para realizar pagos ha sido pésima. A continuación te ofrecemos algunas de las razones por las que no ha funcionado, al menos todavía.

La falta de conocimiento

Muchos usuarios de teléfonos móviles inteligentes o smartphones ni si quiera han oído hablar de este tipo de tecnología. No saben ni cómo funciona ni si su teléfono está provista de ella. Por lo tanto, para superar este primer obstáculo las compañías tendrán que invertir en la difusión de las bondades de esta tecnología.

¿Qué elegir?

No existe un estándar de pago móvil. Son muchas las compañías que han lanzado sus plataformas y servicios. Google, Visa, Mastercard e incluso algunos operadores móviles han sacado servicios de este tipo, cada uno con unas características diferentes. Algunos dependen de la tecnología NFC (Near Field Communication) que permite a los usuarios realizar una acción simplemente pasando su teléfono móvil por delante de un lector especial para pagar, otros dependen de los códigos QR. Por lo tanto, esta tecnología no despegará hasta que haya un servicio estándar de pago o bien uno de los existentes se destaque por encima del resto de manera clara.

Problemas de batería

Cada vez los smartphones consumen mayores cantidades de batería debido principalmente a que las pantallas cada vez son más grandes. A pesar de que las baterías también mejoran, esto es un problema ya que tendremos que tener siempre el teléfono cargado si queremos realizar un pago. Es decir, si ya hoy en día casi no nos dura ni un día la batería del móvil, tendríamos que estar pendientes de buscar un enchufe en cualquier momento para tener la batería suficiente como para irnos de compras y poder pagar con nuestro terminal. Esto es una gran desventaja frente a las tarjetas de crédito, los billetes y las monedas.

Falta de infraestructura

Pese a que puede haber grandes empresas que implanten la infraestructura necesaria para poder pagar a través de nuestros terminales, la mayoría de las tiendas y pequeños comercios no la tienen instalada y para ellos puede suponer un coste elevado y perjudicial para su negocio, sobre todo cuando es un medio de pago que no está demasiado extendido.

El tema de la seguridad

Los pagos a través de nuestro móvil abren una nueva ventana para los posibles estafadores. Quizás la falta de conocimiento influya de manera notable en la sensación de inseguridad por parte de los potenciales usuarios de este medio de pago. Los consumidores cada vez más se preocupan de que su información personal no sea interceptada durante una transacción, y no todo el mundo está convencido que este medio de pago sea más seguro que su banco.

Pocos móviles incorporan la tecnología

De momento pocos teléfonos ofrecen soporte NFC, solo los últimos modelos que han salido al mercado lo incorporan. Incluso compañías como Apple han renunciado a ofrecer este tipo de soporte en sus iphone.

Está claro que para convencer a los usuarios para abandonar las formas de pago tradicionales, las empresas deben encontrar una propuesta de valor importante. Las tarjetas de crédito y débito ya ofrecen hoy en día un medio de pago rápido y fiable, aceptado en todo el mundo. Convencer a la gente que esta nueva tecnología vale la pena será una cuestión complicada para las empresas interesadas en implantarla.

  • killoquin

    Aun queda mucho por avanzar aunque copiamos de los americanos, el servicio de pago por movil sigue existiendo, aunque tambien se lleva mucha parte telefonica(por decir una compañia)