Reclamar una gestión financiera

887

Puede pasar, y ha pasado, que después de haber realizado una gestión financiera no hemos quedado satisfechos con el servicio, lo cual puede ser debido al mal funcionamiento de una entidad financiera, a la demora o a la falta de atención de la entidad.

Los organismos supervisores del sistema financiero español: Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, disponen de servicios de reclamaciones a los cuales los ciudadanos deberán acudir para solucionar las incidencias derivadas con los intermediarios financieros.

Qué hacer ante una mala gestión financiera

Una vez que el servicio prestado nos haya perjudicado reclamaremos en función de cuál sea la naturaleza del producto o servicio de tal manera que reclamaremos a:

Banco de España:

Las incidencias relacionadas con productos o servicios bancarios pudiendo ser estos de depósitos, préstamos personales, hipotecas, etc… y que hayan sido comercializados por entidades de crédito como un banco o una caja de ahorro.

Las cuestiones que se puedan derivar de las sociedades de tasación o de los establecimientos de cambio de moneda.

Comisión Nacional del Mercado de Valores:

Las incidencias que tengan que ver con los productos o servicios de inversión como las ofertas públicas de venta de valores, fondos de inversión, etc… independientemente de que el intermediario haya sido una empresa de servicios de inversión o una entidad de crédito (bancos, cajas de ahorro).

Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones:

Las cuestiones relacionadas con contratos de seguros y planes de pensiones derivados de la actuación de entidades aseguradoras, gestoras de fondos de pensiones y mediadores de seguros.

En cualquier caso, la reclamación que un ciudadano pueda hacer ante una mala gestión financiera podrá ser presentada en cualquiera de estos tres organismos, pero para una resolución con mayor brevedad es mejor reclamar a áquel organismo que corresponda.

Documentación a presentar ante una mala gestión financiera

Las reclamaciones deberán ser presentadas por escrito y deben tener unos contenidos mínimos:

  • Identificación del interesado.
  • Entidad contra la que reclama y oficinas o departamentos que hayan sido implicados.
  • Motivo concreto de la queja o reclamación, expresado de forma clara y concisa.
  • Acreditación del trámite previo ante el Servicio de Atención o Defensor del cliente de la entidad.
  • Lugar, fecha y firma.

También se debe presentar una copia de aquello documentos relevantes que puedan acreditar los aspectos reclamados.

Efectos del informe del servicio de reclamaciones

Se emite un informe que debe tener conclusiones claras, precisas y motivadas sobre la conducta seguida por la entidad. El informe no tiene consideración de acto administrativo por lo que no puede ser objeto de recurso ante órganos administrativos o judiciales, no recoge valoraciones económicas sobre los daños y perjuicios causados puesto que eso es sólo competencia del Tribunal de Justicia, y tiene únicamente carácter informativo y no vinculante para las partes, no obstante la entidad debe informar al supervisor de las actuaciones realizadas en relación con la reclamación con informe favorable al reclamante.