6 Maneras de reducir la factura eléctrica en verano

886

Estamos en pleno verano y el calor se hace notar. Para contrarrestar la subida de las temperaturas muchos tiramos de aire acondicionado, ventiladores, y todo tipo de aparatos que nos permita estar más frescos en nuestra vivienda.

El problema es que la factura eléctrica seguramente se incrementará durante estos meses si empezamos a enchufar todos estos aparatos.

En esta entrada te ofrecemos 6 maneras sencillas de contener o reducir tu factura eléctrica durante este verano.

Abre las ventanas

Parece algo obvio, pero es uno de los consejos más eficaces. Abre las ventanas por las noches para que entre aire fresco en tu casa. Si a esto le añades un ventilador, la sensación de brisa fresca inundará tu vivienda. Esto solo funcionará si el aire del exterior es más fresco que el del interior de la habitación.

Con este consejo podrás evitar mantener el aire acondicionado encendido durante la noche para refrescar tu habitación, y además, estarás ahorrando una gran cantidad de energía.

Mantenimiento del aire acondicionado

Otro consejo sencillo que muchas personas pasan por alto es que con cierta frecuencia debemos realizar una limpieza de los filtros del aire acondicionado. No solo para incrementar la longevidad del sistema sino porque también reduciremos el gasto energético.

Cuando los filtros están sucios y llenos de polvo, el sistema tiene más dificultades para enfriar el aire. Cuando el esfuerzo para enfriar el aire es mayor, el sistema tendrá que trabajar de manera más intensa y eso se traducirá en un incremento del gasto para nuestros bolsillos.

Renueva tu termostato

¿Aún sigues con un termostato que funciona simplemente girándolo para la derecha y para la izquierda?  De ser afirmativa la respuesta, parece que deberías renovarlo y conseguir un termostato programable.

Es una gran manera para ahorrar dinero y energía. Con estos termostatos podrás tener un control total sobre cuando se enciende el aire acondicionado de tu casa. Podrás establecer horas de encendido y apagado, encenderlo en función de la temperatura, etc.

Vigila las fugas

Poca gente se preocupa por este aspecto, pero en muchas ocasiones podemos estar tirando nuestro dinero sin darnos ni cuenta.

Mira que tus ventanas y puertas no tengan fugas por sus marcos. Si tenemos el aire acondicionado encendido y por ejemplo las ventanas están mal aisladas estaremos desperdiciando una gran cantidad de energía y no estaremos enfriando la habitación o la vivienda de manera eficiente.

Por ese motivo es fundamental vigilar si nuestra vivienda está correctamente aislada, tanto en verano como en invierno.

Apuesta por un consumo más eficiente

Aunque pueda parecer algo caro en un principio a la larga es una gran opción de ahorro. A parte de que las bombillas tradicionales son poco eficientes, emiten demasiado calor y hacen que nuestra vivienda sea más caliente, y en verano eso es un problema ya que si estamos tratando de enfriar nuestra vivienda el esfuerzo deberá ser mayor con este tipo de bombillas que con otras de menor consumo.

Las bombillas LED consumen mucho menos que una bombilla tradicional (hasta un 85% menos en algunos modelos) y prácticamente no emiten calor. Por lo tanto son la mejor opción si queremos ahorrar en el consumo energético de nuestra vivienda.

También podremos ahorrar a largo plazo si cambiamos nuestros electrodomésticos por unos mucho más eficientes. Si por ejemplo tenemos una nevera de hace unos 15 años, si la cambiamos por una más actual podemos reducir su consumo de manera notable.

Hoy en día todos los electrodomésticos cuentan con etiquetas que señalan su nivel de eficiencia energética.

Elimina el “consumo fantasma”

¿Sabías que la gran mayoría de aparatos que tenemos en nuestra vivienda consumen energía incluso cuando están apagados?

Esto se conoce como “consumo fantasma”. Y esto permite utilizar los electrodomésticos de manera rápida cuando queramos. El problema es que esto genera un consumo energético por el cual estamos pagando a pesar de que no utilicemos el aparato.

Para evitar este tipo de consumo lo que puedes hacer es desenchufar los electrodomésticos cuando no los estés utilizando.