Reglas para inversiones inteligentes

1036

Cualquier inversor que quiera tener éxito a largo plazo en el mercado de valores debe seguir una serie de parámetros o tener un conjunto de conocimientos que lo lleven al mismo. Las reglas para inversiones inteligentes que se van a comentar provienen de Bob Farrell, un veterano de Wall Street que cuenta con más de 50 años de experiencia en el sector. Allí ha vivido mercados alcistas, mercados opacos, mercados bajistas, accidentes y burbujas, y desde luego sabe de lo que habla.

1. Los mercados tienden a volver a la media (precio medio) con el tiempo

Como una goma elástica que se ha estirado demasiado, debe ser relajada con el fin de ser estirada de nuevo. Diversas tendencias que se extienden demasiado en una dirección u otra, siempre vuelven a su media a largo plazo. Incluso durante una fuerte tendencia alcista o bajista, los precios suelen moverse de nuevo (volver) a una media móvil a largo plazo. Podemos ver este efecto a continuación:tendencia de mercado

En mercados con tendencia alcista hay reversiones periódicas a la media que crean oportunidades de compra. Por el contrario, en los mercados bajistas de tendencias, tales reversiones de las desviaciones extremas se deben utilizar para vender acciones, obtener efectivo y reducir el riesgo de cartera.

2. Los excesos en una dirección dará lugar a un exceso opuesto en la otra dirección

Los mercados que rebasen al alza también rebasarán a la baja, como una especie de péndulo. Cuanto más lejos se mueve a un lado, más rebota hacia el otro lado. Esta es la extensión de la regla 1, ya que se aplica a los ciclos del mercado más a largo plazo.

Responde a la 3 ª ley de Newton del movimiento: “Por cada acción hay una reacción igual y opuesta”. El gráfico muestra que los mercados cíclicos llegan a extremos cuando más de 3 desviaciones estándar se sitúan por encima del movimiento promedio de 50 semanas.excesos mercado

3. No hay nuevas eras, los excesos nunca son permanentes

Siempre sucederá algo “nuevo” que lleve al interés especulativo y motive a muchos inversores, sin embargo pase lo que pase en el mercado de valores hoy en día, ha pasado antes y volverá a suceder. Esta trampa en la inversión es la que hace que muchos inversores acaben desapareciendo.

4. El público compra más en la parte superior y menos en la parte inferior

El inversor individual promedio tiende a comprar más en la cima del mercado y a vender de forma inversa. Esto es debido a los sesgos emocionales del inversor, la “avaricia” cuando los mercados están subiendo y el “miedo” cuando los mercados están cayendo. La lógica dictaría que el mejor momento para invertir es después de una liquidación masiva, por desgracia esto es exactamente lo contrario de lo que los inversores hacen.

5. Valorar la amplitud del mercado de valores

Los mercados son más fuertes cuando sus movimientos tienen gran amplitud y débiles si se reducen a un puñado de nombres de primer orden. Aunque se produzca alguna subida que mueva a las “grandes”, si ésta no se ve acompañada de un movimiento en el mismo sentido de las de pequeña y mediana capitalización, no tendrá demasiada credibilidad.

6. Cuando todos los expertos están de acuerdo en sus pronósticos, algo va a suceder

Si todo el mundo es optimista, ¿qué se deja comprar? Si todo el mundo es pesimista, ¿qué queda por vender?

El punto aquí es que debemos tener en cuenta que los excesos se construyen cuando todos están al mismo lado de la operación. Ir al contrario de lo que la gente opina a menudo es una tarea complicada, sin embargo también es el secreto para limitar las pérdidas y alcanzar el éxito a largo plazo de la inversión.