El reto europeo del envejecimiento de la población

1275

Uno de los problemas más importantes de la UE, en la actualidad y que se acrecentará en un futuro, es el problema del envejecimiento de la población. Casi la mitad de los países de la Unión Europea, 12 de los 25 países que conforman UE, muestran una caída notable en el crecimiento de su población. La Unión Europea tiene un problema bastante complejo: envejecimiento de la población. Se estima que el número de europeos para el año 2050 descenderá un poco. El número de europeos, de la UE–25, descenderá de 457 millones a 454 millones, la población activa (15 a 64 años) bajará en 48 millones (un 16%) para el 2050, mientras que la población con más de 65 años aumentará en 58 millones (un 77%). A continuación mostramos un mapa con el crecimiento de la población en Europa en el año 2009:

crecimiento-poblacion-europa y envejecimiento de la poblacion

El fuerte envejecimiento de la población, aparece como una fuerte amenaza para el Gasto Público futuro de los países europeos. Según algunos estudios, el gasto público de la UE aumentará a una tasa del 4% anual durante el período 2005-2050, debido a las demandas de mayores pensiones y salud pública. En ciertos países esta situación ser verá más acentuada, como España y Portugal. Para el año 2050, se estima que cada pensionista estará respaldado solamente por 2 personas ocupadas, comparado con las 4 personas con empleo de la actualidad.

Como soluciones a los problemas que acarrea esta situación, algunos países miembros de la UE han empezado a retrasar la edad de jubilación, aunque este tipo de medidas tiene una gran oposición por parte de la sociedad, estas medidas, lo único que hacen es retrasar el efecto negativo provocado por el incremento medio de la edad de las personas durante algunos años. Aunque no es una solución total al problema, la inmigración puede servir de gran ayuda para paliarlo. Pero hay que tener en cuenta, que los inmigrantes también se jubilarán. Algunos estudios coinciden en que la inmigración es algo importante para evitar el envejecimiento de la población, aunque se debe manejar bajo un marco regulatorio que beneficie a ambas partes y fomente el desarrollo.