¿En qué consiste la reunificación de préstamos?

920

Cada vez más gente está sufriendo grandes dificultades para llegar a fin de mes, incluso la situación puede llegar a ser tan preocupante que nuestros ingresos no lleguen para pagar las diferentes mensualidades a las que tenemos que hacer frente, pagar los créditos pendientes, la hipoteca, préstamos personales, etc.

Cuando llegamos a ese punto hay que poner todos los medios posibles para poder salir de esa situación, recortar gastos, pedir ayuda a familiares,etc. Si tras esto no hemos conseguido mejorar nuestra situación económica, podemos plantearnos recurrir a la reunificación de préstamos. Con la reunificación de préstamos, lo que estaremos haciendo, es agrupar todas las deudas que tengamos en una sola, solicitando por ésta un nuevo crédito.

La ventaja de la reunificación de préstamos es que las nuevas cuotas resultantes serán más asequibles en términos de cuota mensual, con lo cual, podremos hacer frente más fácilmente al pago, otra ventaja es que generalmente el tipo de interés aplicado al crédito también es menor. Esto es posible ya que en el nuevo crédito unificado se extenderá la duración del préstamo, es decir, tendremos que hacer frente a los pagos (más bajos) mensuales durante más tiempo. Puedes pensar que esto sale más barato que lo que tenías anteriormente, pero esto no es así, la cuantía de los intereses al final del préstamo seguramente sean mayores si optamos por la reunificación, ya que aunque el tipo aplicado sea más bajo, la acumulación de éstos se prolongan en el tiempo. Por eso te recomendamos que esto sea a lo último que recurras si no te queda más remedio.

Las condiciones ofrecidas dependerán de la entidad a la que acudas y de tu situación financiera así como del monto que solicites. Además la entidad financiera tendrá en cuenta si el nuevo crédito tendrá una garantía hipotecaria o no.

Haciendo referencia a esto último, en poner como garantía tu vivienda o no, generalizando, podemos decir que si las deudas que tenemos son elevadas, la reunificación de préstamos con garantía hipotecaria, sería la mejor opción ya que la cuota mensual que tenemos que pagar sería menor, hay que remarcar que en caso de que no hagamos frente a los pagos, podemos quedar sin vivienda. Mientras que si la deuda es de una cuantía relativamente baja, lo mejor sería la otra opción, ya que acabaríamos antes de pagar la deuda pero con una cuota un poco más elevada. Antes de optar por cualquier situación, hay que estudiar muy bien cuál es la situación económica de cada uno para no llevarnos sorpresas desagradables en un futuro.