Reunificar préstamos con la consolidación de deuda

1019

Vivimos en una sociedad en la que la deuda está a la orden del día, desde hipoteca, tarjetas de crédito, otros préstamos, etc. Y es que el crédito nos permite hacer las cosas más rápido, pero en muchas ocasiones no somos conscientes de sus consecuencias.

Cuando uno se encuentra con una deuda desmesurada tiene que buscar una solución. La primera y más evidente pasaría por evaluar nuestro presupuesto mensual y reducir los gastos que tenemos. Actuando dramáticamente y privándose a sí mismo de muchas cosas, uno puede llegar a limpiar todas las deudas en unos pocos años o incluso en meses.

Otra solución que se le ofrece, pero con la que hay que tener mucho cuidado es la de consolidar deudas. Esta alternativa le permitirá reducir sus gastos mensuales y así evitar a corto plazo tener la soga al cuello.

Pedir un préstamo de consolidación de deudas hace posible reunificar varios préstamos existentes (hipoteca, préstamo del coche, préstamo personal) a una tasa de interés menor. Sin embargo uno debe tener en cuenta que aunque sus pagos mensuales serán menores, sus deudas se extenderán durante un período de tiempo más largo.

Además de esto, para poder pedir un préstamos de consolidación de deudas, uno debe ser poseedor de alguna propiedad, no importa si ésta está hipotecada, y será lo que nos juguemos si no somos capaces de hacer frente al préstamo, por lo que antes de lanzarse a la piscina es conveniente evaluar los pros y contras de esta decisión.

Esta práctica le permite respirar mejor financieramente si se siente estrangulado por la deuda. Obviamente, usted es responsable de su situación financiera y sería totalmente irresponsable cambiarse a esta opción si luego vamos a generar todavía más deuda. Cuando uno se encuentra en esta situación lo que debe intentar por todos los medios es volver a equilibrar su relación con el dinero para que sus finanzas personales vuelvan al cauce adecuado.