Sacar partido a los datos que recopila Google para tu Pyme

854

Sí, Google, rastrea todo lo que haces, y a la gran mayoría de la gente prácticamente no le importa.

El tema de la privacidad fue algo muy comentado a lo largo del año 2013, pero parece que todos esos debates sobre la privacidad se han calmado. Lo cierto, es que cada día que pasa estamos entregando más información a servicios como Google, Amazon, Facebook, etc.

Puede que la recopilación de algunos datos nos parezca bien (no a todos) para ciertos servicios. Por ejemplo habrá a quien le guste que Amazon le proporcione sugerencias sobre algunos productos o que Google te ofrezca unos resultados de búsqueda “a la carta”.

Lo cierto es que hay o debería haber límites cuando se trata de la intimidad personal, pero cada vez compartimos más información en lugar de preocuparnos en ver cómo se utiliza la que ya hemos compartido.

De hecho, los próximos “gadgets” que se pondrán de moda durante 2014 y que seguro que serán un “boom” comercial, son todos aquellos que se denominan “wearables” y que serán otra fuente de información importante para todas estas empresas.

Con todo esto, se atisba complicado evitar toda esta recopilación de datos, entonces lo que trataremos de hacer es convertir el problema en una ventaja. Por lo tanto, si eres una pequeña empresa puedes tratar de sacarle partido a toda esa información.

A continuación mostraremos qué tipo de información recopila Google sobre sus usuarios y cómo sacarle partido para tu negocio.

El historial de búsqueda

Google recopila lo que introducimos en la caja de texto del buscador y clasifica dichos términos. Algunas herramientas muestran esta información y nos ofrecen el número de veces que se hace una consulta concreta. Este tipo de datos nos sirve para identificar qué es lo que busca la gente. Además esta información puede ser filtrada según diversos criterios (idioma, ubicación, etc.).

Esta herramienta es muy útil para detectar aquellas palabras clave que funcionarán mejor para tu pequeña empresa a la hora de posicionarte en los resultados de búsqueda. También te permite ver las palabras que estás usando y si son buenas o no de cara a conseguir el máximo tráfico posible hacia tu sitio web. La herramienta que te ofrece este tipo de información es “Keyword Planner

Qué páginas se visitaron, cuánto tiempo permanecieron en ella, etc.

Este tipo de información también se recoge. Podemos ver qué páginas ha visto un usuario, cuánto tiempo ha permanecido en ella a qué página se ha dirigido después, cuántas páginas ha visto en nuestro sitio, etc. Podemos incluso ver como se mueven los usuarios dentro de nuestro sitio a través de un pequeño mapa que muestra los flujos de visitantes dándonos algunas estadísticas.

Esto nos puede ayudar a detectar cuáles son las mejores páginas de nuestro sitio, es decir, aquellas en las que el usuario permanece más tiempo. Podemos utilizar esta información para optimizar la publicidad de nuestra página para conseguir un rendimiento óptimo. La herramienta es “Google Analytics

La ubicación

Google recopila información acerca de nuestra ubicación para ofrecer unos resultados óptimos de búsqueda (o eso dicen). Por ejemplo si buscamos una “heladería”, Google nos dará resultados de las que se encuentren más cerca.

Podemos usar estos datos para crear campañas basadas en la ubicación. De esta manera incrementaremos las tasas de conversión. En vez de crear campañas “amplias” podemos centrarnos en aquellos lugares con un mayor “target” para tratar de obtener mejores resultados y ahorrar dinero.

Intereses y datos demográficos

Google también recopila nuestros intereses y datos demográficos a través de Google Analytics. Sabe nuestros gustos, nos engloba dentro de una franja de edad, etc.

El uso de estos datos nos sirve para detectar cual es nuestro “cliente tipo” y ofrecerle un producto acorde a sus gustos. Si conseguimos esto, nuestras ventas seguramente mejoren.

Tendencias de búsqueda

A través de “Google trends” podemos ver como es la evolución de determinados términos de búsqueda. Podemos ver su estacionalidad y con esto, adaptar nuestras campañas publicitarias en función del calendario. De esta manera estaremos optimizando nuestros recursos.