10 Señales que indican que tu curriculum debe actualizarse

1457

¿Cuándo fue la última vez que actualizaste tu curriculum? Incluso si lo has actualizado recientemente, tu CV puede estar desfasado.

En el mercado laboral actual no te puedes permitir el lujo de enviar un curriculum vitae plano que no llame la atención del responsable de recursos humanos que se encargue de la selección de candidatos.

Tener un CV al día con un buen diseño y una buena estructura es algo básico en la búsqueda de empleo. Si ves que tu curriculum no pasa ni los primeros filtros puede ser que tengas que darle un lavado de cara.

A continuación señalaremos algunas de las señales que pondrían de manifiesto que tu curriculum no está al día y necesita una actualización inmediata.

Enumeración excesiva en tu formación

Este es un error muy frecuente y es muy fácil de subsanar. Mientras que puedes estar muy orgullosos por tus logros escolares, a un empleador no le va a resultar relevante donde cursaste la primaria o la secundaria.

La única vez que podrías llegar a poner algo así en tu CV es si por ejemplo todavía estás estudiando en la universidad y estás buscando trabajo, ya que en tu primer curriculum, no creo que hayas acumulado demasiada experiencia laboral con la cual rellenarlo. Incluso en este supuesto no sería muy recomendable hacerlo.

Puedes ahorrar una buena cantidad de espacio en tu CV si eliminas directamente este tipo de información. Céntrate únicamente en incorporar aquella información que sea relevante para el puesto de trabajo al que quieras mandar el curriculum.

No tiene enlaces a las redes sociales

Cuando optas a un trabajo, los responsables de selección suelen buscar información sobre los candidatos en las redes sociales o en los buscadores.

Lógicamente tendrás que asegurarte de que no hay ninguna información negativa sobre ti en Internet, pero también es importante ahorrarle tiempo al departamento de recursos humanos de la empresa y presentarle los enlaces de nuestras redes sociales en el CV.

Si los incluyes, sobre todo el de Linkedin, entonces darás la sensación de transparencia y de que no tienes nada que ocultar. También pones de manifiesto que sabes cómo funciona un proceso de selección.

Incluyes todos los trabajos que has tenido

Al igual que con la formación, solo debes incluir aquellos trabajos que sean relevantes para la oferta en cuestión.

Si estás optando a un puesto de responsable de marketing no creo que le interese al empleador que has trabajado de camarero hace 30 años.

En el caso de tener poca experiencia sí que es recomendable incluir todos los trabajos que hayas tenido ya que las empresas suelen estar más interesadas en personas activas que en personas que no han desarrollado ninguna labor anteriormente.

En la parte superior incluyes el término “Curriculum”

Esto puede parecer algo insignificante, pero ya es algo obvio que el responsable de recursos humanos que reciba esa hoja está ante un curriculum, es decir, no hace falta recordárselo.

Además, podrías estar desaprovechando un espacio realmente valioso en la cabecera del documento.

Incluyes una foto

A menos de que estés optando a un puesto de modelo o de presentador de televisión, lo más probable es que no sea necesario incluir una foto en tu CV.

Una foto ocupa una gran cantidad de espacio y es completamente innecesario. La información realmente importante para conseguir el puesto de trabajo debe estar en el texto de tu curriculum.

Información demasiado condensada

Otro de los errores más comunes es que mucha gente trata de apelotonar mucha información en su CV. Esto es un error ya que quita las ganas de leerlo.

Debes hacer que el texto sea sencillo de leer. Por lo tanto elimina toda la información superflua que tengas y trata de resumir al máximo el contenido. El espacio que ahorres puedes utilizarlo para mejorar la distribución del curriculum y facilitar su lectura de manera rápida.

Utilizas demasiados clichés

Muchos curriculums están llenos de tópicos o frases que se repiten continuamente y que realmente no aportan nada al posible empleador.

Expresiones como “soy buen compañero”, “trabajo bien en equipo”, “trabajo bien bajo presión”, etc. no aportan nada. Son términos que deberías reservártelos para la entrevista de trabajo.

Utilizas una dirección de correo de cuando tenías 15 años

Como todo el mundo seguro que cuando tenías 15 años has tenido una dirección de correo “ridícula”. Incluir este email en tu CV es un error de bulto que deberías solucionar inmediatamente si quieres que te contraten.

Si no tienes otra dirección ya va siendo hora de que crees una con una apariencia más profesional y seria. No necesitas más de dos minutos para crearla.

No incluyes tus logros

De nada sirve enumerar tu experiencia anterior si no incluyes los logros que has conseguido en esos puestos. Si has logrado algo que realmente llame la atención, es hora de que lo incluyas en tu CV.

Esto les dará información adicional a los responsables de recursos humanos, y pueden ayudarte a ganar distancia frente a las demás personas que están optando por el puesto de trabajo.

No hay respuesta por parte de las empresas

Si piensas que tu curriculum no necesita una actualización, basta con ver qué ha pasado con tus solicitudes de empleo anteriores.

¿Has enviado varios CV a lo largo del mes y nadie te llama? Entonces quizás no sea ni tu carta de presentación, ni tu experiencia, tal vez sea tu curriculum que no ha llamado la atención lo suficiente.

Plantéate darle un lavado de imagen antes de volver a enviarlo a más ofertas de trabajo. Incluso plantéate utilizar formatos de curriculum creativos (en función del sector) que puedan sorprender al responsable de contratación.