Tecnología wearable, más allá del móvil

877

Ya no basta con los smartphones, tabletas y otros dispositivos móviles que las empresas de tecnología de consumo han ido sacando en los últimos años. Este año, 2014, será el de la explosión de los productos “wearables”. Acostumbraros a la palabra porque la veremos en todos los sitios.

Las empresas tecnológicas gracias a los avances en la miniaturización de sensores y chips lanzarán este año numerosos “cacharros” que llevaremos a todos lados, desde “Smart watches” (relojes inteligentes), pulseras cuantificadoras hasta gafas inteligentes. Incluso quizás veamos las primeras prendas de ropa “inteligentes”.

Pese a que algunas empresas ya llevan utilizando estos avances algunos años, parece que la aparición de las Google Glass han dado el pistoletazo de salida para poner en alerta al gran público. Y es que todo apunta a que lo “wearable” será el nuevo boom tecnológico. En cada gran evento de tecnología, el número de dispositivos portátiles a disposición de los consumidores, pulseras, relojes, gafas, guantes, cascos, anillos y brazaletes inteligentes, no para de crecer a un ritmo exponencial.

Los primeros ejemplos de este tipo de avances que han llegado a la calle ya los hemos visto con el lanzamiento de “Smart watches” como los de Samsung y Sony, que se alejan de aquellos relojes de la década de los 80 Casio que incluían una modesta calculadora y que para muchos ya suponían (me incluyo) una gran revolución.

Eso queda lejos, y los nuevos relojes “inteligentes” nos permiten consultar el correo, realizar llamadas, mandar sms, etc. aunque podríamos decir que no son completamente “inteligentes” porque en muchos casos es necesario llevar el móvil y sincronizar ambos dispositivos, pero pronto veremos relojes más independientes, casi híbridos entre smartphones y relojes y que combinarán las bondades de ambos aparatos.

Hasta ahora, esta tecnología la podemos encontrar aplicada principalmente en 5 sectores diferentes, en el del fitness, en el de la salud, el industrial, el militar y el del entretenimiento. Se espera que estos productos se popularicen con el lanzamiento de productos “wearables” que tendrán lugar este año por parte de dos pesos pesados como Google y Apple.

Los datos que tenemos es que en 2011 se vendieron más de 14 millones de este tipo de dispositivos portátiles y se estima que en 2016 habrá más de 171 millones de aparatos que llevaremos con nosotros a todos lados.

Numerosas empresas llevan apostando por este tipo de avances. Por ejemplo, empresas como Nike, han integrado sensores en sus zapatillas que junto con una aplicación móvil nos permite recoger datos de nuestros movimientos. Y es que quizás el sector del fitness sea el que más productos tenga en el mercado actualmente. Este tipo de dispositivos, generalmente en forma de pulsera, nos permiten detectar el movimiento, el ritmo cardiaco, la temperatura corporal, la respiración, los patrones de sueño, la ubicación y la velocidad.

Todavía queda un largo recorrido para conocer todos los posibles usos que se le puede sacar a estos dispositivos, de momento los más populares son los relacionados con la actividad física. Estos dispositivos portátiles tienen el potencial de mejorar nuestro entorno, mejorar nuestra salud y posiblemente cambiarán la forma en que nos relacionamos con los demás.