¿Todos los servicios de alojamiento web son iguales?

876

Cuando creamos una página web, el alojamiento o “hosting” suele ser una de las últimas prioridades que ponemos en nuestra lista y siempre esperamos a última hora para seleccionar aquel servicio de alojamiento que nos permita tener nuestro sitio en línea lo antes posible.

Aunque seguramente no sea lo primordial, es evidente que elegir un buen servicio de alojamiento puede influir mucho en la disponibilidad, el rendimiento y el posicionamiento de la página. Por estos motivos no es una buena idea dejar la elección como algo de última hora.

Cómo seguramente puedas sospechar, no todos los servicios de “hostings” son iguales, y aunque vamos a comprar lo que parece ser el mismo producto, esto no es así, hay diferencias importantes que pueden afectar al rendimiento de nuestro sitio. Por desgracia, las consecuencias de una decisión poco pensada puede ocasionarnos más de un dolor de cabeza.

Como punto de partida hay 3 características que necesitamos saber para elegir el mejor alojamiento web posible para nuestro sitio:

Tiempo de actividad

El tiempo de actividad se refiere simplemente a la disponibilidad de la página, generalmente los servicios de “hosting” nos garantizan el 99% o el 99,9% del tiempo online.

Si comparamos el 99% con el 99,9% podemos pensar que no hay una gran diferencia, pero en tiempo real, la diferencia del 0,9% podría dar lugar a 3 días de tiempo de inactividad para nuestro sitio. Esto es un problema ya que si por ejemplo tenemos una tienda online, podemos perder 3 días de ventas, y lo que es peor, la imagen frente a nuestros clientes será bastante mala.

Obviamente debemos elegir aquel servicio de alojamiento que nos garantice un mayor período de actividad, sobre todo si tenemos un negocio online.

Servidores

Lo mejor es elegir servidores que estén localizados en nuestro país o servidores en donde se encuentre nuestro negocio o actividad.

Esto no solo da al proveedor del alojamiento web un mayor control sobre sus propios servidores, sino que también significa que los datos tienen una menor distancia que recorrer. Esto se traduce en una disminución del tiempo de respuesta y la carga de la web será mucho más rápida.

Precio

Lo normal es que los planes de alojamiento web estén basados en precios por mes, al igual que las empresas de telefonía.

Algunas  empresas nos permitirán cancelar el servicio en cualquier mes, pero en otro casos estaremos sujetos a contratos más largos (aunque el precio aparezca en precio por mes) y tendremos que pagarlo entero.

Otros nos agregarán más servicios de los que queremos o nos incluirán cuotas de mantenimiento. Por lo tanto, tenemos que estar atentos a lo que contratamos y a lo que pone en el contrato antes de elegir un servicio de alojamiento.

También es importante elegir el tipo de servidor que queremos y la tecnología que está tras él. No es lo mismo elegir un servicio de “hosting” para un blog que para una tienda online. En el segundo caso tratar de reducir costes al máximo empezando por el servicio de alojamiento puede ser una mala decisión ya que al final podremos estar perdiendo clientes.