La Unión Europea sentencia que el céntimo sanitario es ilegal

843

Cobrar el céntimo sanitario que recarga los carburantes es ilegal según el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Esta decisión abre la vía para solicitar ahora las devoluciones no prescritas.

El tribunal de Luxemburgo considera que el céntimo sanitario vulnera la normativa de la Unión Europea al no tener un objetivo más allá del puramente presupuestario.

Este impuesto estuvo en vigor desde enero de 2002 hasta enero de 2013 y lo aplicaron un total de 13 comunidades autónomas para financiar la sanidad pública.

Se calcula que pudo recaudar en torno a 13 mil millones de euros que ahora podrían ser reclamados por los propios consumidores. Además, el Tribunal Europeo de Justicia considera que las autoridades españolas no obraron de buena fe. Recuerdan que en el año 2000 ya hubo un pronunciamiento sobre un gravamen similar y que posteriormente la Comisión Europea primero advirtió y luego abrió un procedimiento por incumplimiento a España en relación con este impuesto.

Esta sentencia abre las puertas a futuras reclamaciones pero son necesarias las facturas. Para los particulares reclamar será muy complicado, la legislación fiscal solo permite reclamaciones sobre los 4 años anteriores, por lo que el monto total de dinero recaudado es casi imposible que se devuelva.

Este impuesto tenía una parte estatal y otra opcional para las autonomías. La primera comunidad en aplicarlo fue Madrid, dos años después se sumaron Asturias y Galicia y poco después Cataluña. Luego la crisis ha llevado a casi todas las autonomías a adherirse menos a tres que no lo han aplicado nunca que son Aragón, La Rioja y País Vasco. Tampoco afecta a Canarias.

El mínimo que se aplica es 1,7 céntimos por litro de carburante en Madrid, mientras que el máximo, de 4,8 céntimos por litro, se aplica en Cataluña, Baleares, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Murcia.

Cataluña puede ser la primera autonomía en comenzar a pagar, pero otras autonomías ya se han pronunciado al respecto. Por ejemplo Extremadura ha dicho que suprimirá de forma progresiva el céntimo sanitario, que en enero del año 2013 el gobierno decidió adaptar pasando a incluirlo dentro del impuesto de hidrocarburos como un recargo.

El ministro Montoro ha dicho que habrá que evaluar cómo se devuelve el dinero y que la sentencia a quien señala en primer lugar es a Bruselas y no al gobierno español.