La valoración de los bancos europeos según la OCDE siembra más dudas

892

La zona euro sigue teniendo a los bancos en su punto de mira, y a pesar de que se han llevado a cabo una serie de acciones para tratar de fortalecer los mismos así como crear también un sindicato bancario, la confianza que todavía se tiene en este sistema sigue siendo pobre y esta tendencia no se va a mover hasta que las preocupaciones subyacentes acerca de la baja capitalización de los bancos se disipen.

Y es que la baja capitalización bancaria persiste en muchos países a pesar de las exigencias europeas, problema que podría ser resuelto si los bancos estuviesen obligados a separar la banca comercial de las actividades de mercado, reduciendo de tal forma los activos totales del negocio bancario. De esta forma se podría quizás avanzar hacia un sistema bancario más robusto que ayudaría a restablecer la confianza y a que el crédito fluyese de nuevo.

En un estudio realizado por la OCDE basado en informes de empresas y cálculos que ellos mismos han realizado para realizar una valoración de unos 200 bancos de la eurozona, se estima que los principales bancos europeos necesitan unos 400.000 millones de euros en recursos propios, además de desvelar que dichas entidades no alcanzan el 5% de recursos propios sobre activos totales.

El gráfico que se observa a continuación está extraído del informe realizado por la OCDE y pone de manifiesto los aumentos que se precisan en el capital de los grandes bancos para alcanzar este 5% de recursos propios sobre activos totales:

necesidades de capital bancos europa

En este ránking se observa como las necesidades de capital de los bancos españoles se sitúan por debajo de la media europea, en concreto 2.4 puntos porcentuales por debajo de la misma, aunque bien es cierto que España ya ha recibido fondos para este propósito y por ello se encuentra en esa posición. Se observa como Grecia ocupa el primer lugar en necesidad de recapitalización bancaria, pero se prevé que disminuya a raíz de la decisión del Eurogrupo de desembolsar el préstamo EFSF, que incluye 23.800 millones de euros destinados a la recapitalización de los bancos.

Es llamativo ver cómo muchos de los países que a priori se muestran como los más solventes de la zona euro aparecen por encima de Irlanda, España, Italia o Portugal.