Ventajas de la factura electrónica frente al papel

868

La mayoría de servicios que utilizamos hoy en día necesitan que guardemos o almacenemos documentación. Todavía son muchas las personas que conservan una o varias carpetas que contienen facturas, justificantes de compra, justificantes bancarios, etc.

Los avances tecnológicos han permitido que este tipo de documentos físicos pasen a un segundo plano o desaparezcan completamente. Pese a las ventajas que presenta el formato electrónico todavía hay quien se resiste a cambiar, sobre todo las personas de edad avanzada, y es lógico, no todo el mundo tiene acceso a internet ni sabe cómo utilizar un ordenador.

Estas son las únicas justificaciones por las cuáles todavía se deja al usuario seleccionar el método de expedición de este tipo de documentos. También hay usuarios que son reacios al cambio porque piensan que las facturas electrónicas no tienen valor o tienen menos valor que la factura física. La realidad es que ambos formatos son igual de válidos.

Como hemos dicho antes, disponer de una factura electrónica presenta grandes ventajas. Éstas incluso te permitirán ahorrar dinero. A continuación vamos a señalar algunas de ellas:

Almacenamiento y accesibilidad

Lo primero y más evidente es que ya no tendremos que almacenar nuestras facturas físicas en una carpeta. Si eres de los que guarda lo mínimo quizás no tengas problemas, pero hay quien guarda absolutamente todo y el espacio que ocupa toda esa documentación no es desdeñable. Por lo tanto, el ahorro de espacio puede ser la primera ventaja.

Ahora podremos tener todas nuestras facturas clasificadas en nuestro ordenador o disco duro. No te olvides de realizar copias de seguridad.

Puedes acceder a la factura electrónica desde cualquier lugar. Si usas este tipo de formato podrás colgar las facturas en cualquier servicio de almacenamiento en la nube.

Menos inconvenientes y más ahorro

Los cambios de domicilio no serán un problema. Hace años cambiar de lugar de residencia siempre era un inconveniente ya que tenías que avisar y cambiar los datos de todos los servicios que tuvieras contratados. Hoy en día si tienes una factura digital, éste ya no será un problema porque no tendrás que cambiar los datos de tu dirección.

Puedes conseguir ahorro en los servicios contratados. Esto se debe a que los costes que soporta la empresa emisora se reducen, es decir, les es más barato enviar la factura y esto les permitirá ofrecer descuentos al usuario. La verdad es que aunque muchas empresas ahorren en este aspecto, no trasladan el ahorro al usuario.

Inmediatez en el envío, mejor tratamiento de datos y menos papel

Con el formato de factura electrónica podremos enviar dicha factura a cualquier parte del mundo con unos pocos clics. Podremos mandarlas por correo electrónico sin ningún problema y sin ninguna espera.

Puedes trasladar los datos de la factura a otros programas para poder analizar los gastos más fácilmente. Por ejemplo si quieres llevar un control sobre tus gastos, puedes ir registrando la información de las facturas en una hoja de Excel con la cual podremos analizar los gastos más fácilmente.

No consumiremos papel. Para aquellos que estamos más preocupados por el medioambiente es un factor importante. De esta manera podremos poner nuestro granito de arena para mejorar nuestro entorno.