Ventajas de los fondos cotizados o fondos ETF

890

Los fondos cotizados, también conocidos como fondos ETF son el complemento perfecto para cualquier cartera que usted desee que tenga más cobertura o que esté expuesta a una industria específica. Además, se presentan como un amigo ideal para todo aquel que esté pensando en cómo diversificar inversiones.

Aunque este tipo de fondos comenzaron a cotizar hace más de 15 años, ha sido a partir de los últimos cuando han ido ganando en popularidad. Algunas de las ventajas que tienen este tipo de fondos son las siguientes:

Transacciones individuales

Los ETF tienen un comportamiento mucho más parecido a un índice y están vinculados a sectores específicos del mercado. Sin embargo, los ETF son como una pequeña cartera en sí mismos en lugar de una cesta de acciones, lo que permite una diversificación instantánea de su dinero en una sola transacción.

Flexibilidad

Este tipo de fondos son considerados flexibles, puesto que pueden ser vendidos en los márgenes y precios que marca el mercado durante todo el día en tiempo real mientras que el mercado esté en funcionamiento. Admiten stop loss y podría decirse que tienen un tipo de comportamiento muy similar a las acciones en lo que respecta a las transacciones.

Sencillez

Si usted se está iniciando en la inversión o está buscando entrar en una nueva industria, los ETF son un gran medio para hacerlo. Estructuralmente son fáciles de comprender y el riesgo de la inversión asociado con muchos ETF es relativamente bajo en comparación con otras inversiones individuales.

Sin embargo, como con cualquier tipo de inversión, siempre es una buena idea la investigación a fondo de las demandas y rentabilidades pasadas antes de aventurarse con dinero real.

Transparencia

Los ETF también son muy transparentes en la presentación de la lista de los activos que los componen. Los resultados se actualizan cada día y los inversores pueden ver exactamente cómo se mueven las inversiones que están dentro del fondo, comportamiento muy raro o inexistente en muchos fondos de inversión que se negocian activamente.

Gestión pasiva

Los ETF tienen asociadas comisiones bajas gracias a los mínimos costes de transacción. El hecho de que las tarifas sean tan bajas es que los ETF casi siempre son administrados pasivamente, porque parten del propósito de seguir un índice y la gestión activa no es tan crucial para su desempeño.

Sin embargo, algunos de los nuevos ETF se gestiona de forma activa, y como es de esperar, vienen cargados con tarifas más altas, así como diferentes riesgos respecto al más tradicional de los ETF.